Youtube
Twitter
LinkedIn
Google+
Blog

Imagina el evento perfecto
y le daremos forma.

La convención por parte del equipo de Peugeot España tuvo lugar en el Centro de Convenciones de PortAventura. Convención organizada por la empresa especializada en organización de eventos MDA.

Peugeot Convention 2014

Pedro Márquez, socio director de MDA eventos y comunicación  nos explicó cómo el centro de convenciones puso al alcance de sus asistentes, la versatilidad y adaptación a la hora de cumplir con todas las expectativas de los participantes al evento:


“Las instalaciones nos ha facilitado mucho hacer cualquier tipo de exposición, cualquier tipo de decoración y además ha dejado a la marca mucha presencia”

Compromiso con la información en salud

La salud es una de las principales demandas y preocupaciones de los ciudadanos. La mejor respuesta a esta demanda consiste en proporcionar una mayor y mejor información sobre salud ya que nos encontramos ante un público cada vez más informado y formado.

Comunicar a la sociedad todo aquello que está relacionado con su calidad de vida y su salud requiere excelencia, profesionalidad, devoción, pasión y responsabilidad puesto que desde la sociedad se nos demanda información precisa, rigurosa y accesible.

En relación a los temas sanitarios, los medios de comunicación desempeñan dos funciones principales; pueden interpretar para el público la información científica y las políticas gubernamentales y, al mismo tiempo, reflejar las preocupaciones de la sociedad.

Los periodistas demandan, cada vez más, un conocimiento profundo, especializado y preciso de los asuntos que marcan la actualidad diaria sanitaria y asistencial, por lo que desde las instituciones que trabajan en salud (compañías, instituciones sanitarias u organizaciones que trabajan en el sector salud) se debe de facilitar al medio la información de manera que este la pueda decodificar y darle un carácter divulgativo y accesible para la sociedad.

Desde una organización, cuando hablamos de salud es importante el valor añadido que aportamos a las comunicaciones porque hablamos de ciencia, innovación, del valor del medicamento.  Es necesario transmitir ese valor más allá de la actividad empresarial, y ayudar a desarrollar y cuidar la imagen del sector. Hay que trabajar no sólo aisladamente sino también como sector y hay que hacerlo también de la mano de las instituciones que rodean este campo.

Es en esta línea en la que debemos trazar un camino para que la salud y la medicina no sólo se integren en la actualidad noticiosa, sino que lo hagan, al menos, con una mayor especialización y elaboración de la información.

Peculiaridades de la industria farmacéutica

Particularmente en el entorno de la industria farmacéutica la comunicación está, además, sujeta a una normativa y un marco legal que rige su actividad informativa.

En un primer nivel, el Código Español de Buenas Prácticas de Promoción de Medicamentos de Farmaindustria, un código de autorregulación de las relaciones de las compañías farmacéuticas con los profesionales sanitarios y con las asociaciones de pacientes por el que cualquier acción de información o  concienciación dirigida a población general requiere estrictos controles de aprobación. Entre ellos, no se puede informar utilizando marca comercial de un medicamento en aquellas comunicaciones que vayan dirigidas a población general.

En un segundo nivel, los propios Códigos Deontológicos Internos, como el Código de Conducta, en nuestro caso, Novartis, un referente para una conducta adecuada y para fijar las reglas, para tratar con nuestros empleados, clientes, proveedores, autoridades y público en general. Para establecer unas condiciones de trabajo atractivas y para proteger los activos e intereses de Novartis.

Comunicación corporativa en salud

En un entorno corporativo, la comunicación se basa en la imagen, en la identidad de la compañía que define la esencia de lo que se es y en los procesos de comunicación que se establecen para proyectar dicha imagen. La identidad de la empresa, su cultura, el sistema relacional y la comunicación son las piezas clave de la nueva gestión.

En el caso concreto del Grupo Novartis la comunicación es un soporte para los objetivos de la organización; desarrolla e implementa la política de información y comunicación para los públicos internos y externos; coordina, consolida, da soporte en la implementación de políticas de reputación, responsabilidad social y transparencia.

Desde el departamento de comunicación se detectan y canalizan las oportunidades informativas y se mantienen las relaciones con grupos de interés, además de gestionar todas aquellas actividades relacionadas con la comunicación, los medios y los canales de información.

Para llevar a cabo una comunicación eficaz y profesional dentro de una organización, es necesario dar un valor añadido en la comunicación con innovación  y confianza; realizar una comunicación  360º  multicanal (sin pensar únicamente en prensa escrita); mantener un compromiso y colaboración con las fuentes de información (sociedades científicas, organizaciones académicas, revistas de referencia, asociaciones de pacientes, gestores de hospital y profesionales sanitarios). Todo ello con el apoyo de los medios de comunicación, adaptando las comunicaciones a los diferentes medios con estrategias diferenciales en función de audiencias y las necesidades de cada canal.

Fue durante un evento de aquellos de los 90 del pasado siglo, cuando por  primera vez experimenté el potencial comunicativo del deporte aplicado a la gestión empresarial. Como nuevo responsable del equipo de ventas debía realizar una presentación a un numeroso grupo en el que, además del equipo nacional de ventas,  se encontraban responsables de otros departamentos e invitados de otros países. Entre ellos el director para EMEA, que no veía con muy buenos ojos  que el “pipiolo” de finanzas ahora se ocupara de las ventas. Se me ocurrió combinar una presentación tradicional con imágenes de judo de la Olimpiada de Barcelona, en la que había participado como responsable de la Secretaría de Competición. Me fue  muy fácil transmitir el mensaje y, lo más  importante, conseguí sorprender  y motivar a la audiencia. Como resultado logré disipar las dudas del director europeo y del experimentado equipo de ventas que heredaba. Hoy en día todavía me recuerdan la presentación que  me inspiró para desarrollar años más tarde el método de Judo Management.

El evento debe sorprender e inspirar. Es una formato especialmente creado para presentar información y el objetivo último sería crear memoria a largo plazo. ¿Por qué gracias al judo conseguí estos objetivos?.

El judo,  cuya traducción del japonés es  “el camino de la flexibilidad”, fue fundado por Jigoro  Kano a finales del siglo XIX con una finalidad eminentemente formativa. Para reforzar su débil físico, Kano se inició en la práctica del ju- jitsu,  arte  marcial sin armas  desarrollado por  y para los samurays, descubriendo mediante su practica que no tan solo conseguía reforzarse  físicamente  sinó que también lo hacía intelectualmente y que por lo tanto  podía aplicar las experiencias  a su vida. Es por ello que el judo incorpora, además del citius, altius, fortius (más alto, más rápido  y más fuerte) del programa olímpico, del que forma parte desde 1964,  una dimensión intelectual y moral adicional, en palabras de Jigoro Kano: “El objetivo principal del Judo es  inculcar en el alma del hombre un espíritu de respeto por los principios de máxima eficacia , y de prosperidad y ayuda mutua que deberá aplicar a su vida.”

El judo, no es tan solo un storytelling, un relato para acompañar principios, herramientas y tareas de management, es management en si mismo, es aprender a utilizar los recursos de  forma eficaz y eficiente. Utilizándolo como input y asociándolo al input adecuado se puede conseguir el efecto deseado. La clave es asociar correctamente el mensaje verbal y el estimulo visual. El diseño del evento con una integración multisensorial de la información contribuye a potenciar el mensaje y aumenta la experiencia de aprendizaje.

El método de judo management actualmente, además de la presentación verbal y visual, también combina la realización de ejercicios de judo para no judokas, consiguiendo de esta forma que el participante se concentre más y absorba mucho mejor los contenidos para los que se ha organizado el evento.

Se trata de un formato innovador que actualiza y aporta formación a los profesionales en un mundo en cambio permanente y cada vez más rápido. No cabe duda de que es necesario encontrar propuestas que rompan con marcos rígidos y eventos que se parecen los unos con los otros. El objetivo es conseguir que los asistentes se inspiren y conserven un recuerdo único, como Nelson Mandela en Barcelona´92.

Ferran Agúndez

Fundador de Judo management

portaventuraevents

La Bella y la Bestia

Llevo 13 años en este bendito sector de eventos y me sigue maravillando el evento como herramienta casi perfecta de comunicación… pero me sigue volviendo loco la frecuente mala utilización de este formato.

“La bella” es una herramienta que, en un momento en el cual captar la atención es cada vez más complicado, consigue no solo la atención de la gente sino su expectación, su dedicación a experimentar lo que le quieres hacer vivir, su compromiso. Cuando otras herramientas tienen que luchar contra la volatilidad de un target cada vez más complicado, esta ventaja del evento toma una importancia máxima.

“La bella” porque cuando las empresas han dejado atrás el hecho de ofrecer un mero producto, el evento les permite poner en escena su experiencia de marca. Cuando las empresas han dejado atrás una comunicación de logos o de meros mensajes promocionales, el evento ofrece una comunicación con los cinco sentidos. Cuando Unilever crea el “hogar Unilever”, cuando Axe crea su evento “Space Jump”, cuando Red Bull crea su “Carrera de coches locos”, comunican una experiencia completa, un posicionamiento de marca diferenciado, memorable, incluso noticiable. Pero sin limitarnos al sector de gran consumo, cuando SAP monta su evento Sapphire, hace vivir a sus clientes y desarrolladores todo su ecosistema con sus valores añadidos, como ninguna otra herramienta de marketing.

“La bella” porque las empresas necesitan conectar, y queda más claro que nunca que la verdadera conexión es la conexión física. Verse provoca reacciones químicas que no tienen nada que ver con las conexiones online, y seguimos siendo animales en nuestras reacciones: nada vale vernos, tocarnos, hablarnos. Si bien el mundo online es maravilloso, si bien las RRSS están para quedarse y son una pieza fundamental de cualquier comunicación, queda claro que la verdadera fidelización, la creación de relaciones sólidas… necesitan face-to-face.

Pero los eventos pueden ser “la bestia”, y los peligros que amenazan la buena utilización de los eventos son perniciosos:

La “hospitalidad”. Algunos siguen viendo los eventos como parte de la “hospitality industry”. Como si el objetivo de los eventos fuese organizar cenas bonitas. Sí, comer bien y estar en venues agradables es necesario… pero los eventos son una herramienta de comunicación, y punto. Nuestro sector no puede dedicar un 80% de su tiempo y presupuesto a logística, comida y espectáculo, y casi nada a la comunicación. Lo que denunció Maarten Vanneste en su libro “Meeting Architecture” sigue siendo un problema en nuestro sector, en el cual la logística y la hospitalidad acaparan demasiado tiempo.

Ni buscar ROI. Este viejo debate sigue sin resolver. Nadie sabe todavía si el ROI en eventos es algo medible o no. Pero no importa, lo tenemos que buscar igualmente. Buscar ROI significa definir qué queremos que pase después del evento, qué tienen que hacer, decir, comprar los asistentes. Lo importante del evento no es lo que pasa en el mismo, sino lo que pasará después. Y nuestro sector está focalizado en lo que pasa en el evento, la experiencia que se ofrece, las sonrisas cosechadas. No: un evento sirve para que cosas pasen después, y si no podemos definirlas, el evento no será útil.

No tener un brief claro. “Quiero motivar a los empleados y presentarles los productos nuevos” no es ni el principio de un brief. Steve Harrison en su libro “Creatividad” lo explica: el gran reto para un creativo es captar bien el brief, hacer las buenas preguntas, entender la situación y los objetivos de la empresa. Un evento sin reunión de brief no puede ser. Un fax de una página no permite concebir bien un evento. El brief tendría que ser todo un proceso, un diagnóstico. Y falta cruelmente en este sector.

– “Yo me lo guiso, yo me lo como”. Un responsable corporativo de eventos me comentaba hace poco: “cualquier product manager de mi empresa piensa ser un experto en eventos, y me dice qué hacer”. Y parece efectivamente sencillo. Pero hasta que consideremos que un evento es un ejercicio de comunicación delicado, que requiere conocimientos de psicología, de neurología, de sociología, de gestión del espacio, de utilización del símbolo, de psicología grupal… hasta este día seguiremos siendo un momento de hospitalidad.

En fin, los eventos son lo mejor pero demasiado a menudo son concebidos como una cena en casa más que como una herramienta estratégica de comunicación. Aprovechemos la belleza del evento, y solucionemos entre todos sus aspectos de “bestia”.

Cuando todo se mueve, el marketing debe pararse a pensar

No son buenos tiempos para las empresas, sumidas en una depresión del mercado interior y en planes de internacionalización llenos de paradojas e incógnitas a despejar. El cambio de tendencia en el consumo -obligado por la crisis y por la evolución de los nuevos paradigmas planteados por el continuo desarrollo de la tecnología- genera incertidumbre; y, por ende, una revitalización, a veces histérica, de la tensión natural entre los departamentos de ventas y de marketing.

Hace unos días conocí a un empresario que se vio obligado a declarar en quiebra su negocio al comienzo de la crisis económica en España, en 2007, pero que ha sabido re-direccionar su talento -reinventarse, en definitiva- explotando el valor de sus contactos y de su conocimiento, adquiridos durante su antigua época profesional. Ahora se dedica a ayudar a las empresas españolas a instalarse en el Reino Unido, con un porcentaje de éxito y satisfacción, muy elevados.

Mientras me facilitaba datos sobre su nueva ocupación, uno -sobre todos los demás- llamó poderosamente mi atención. Este empresario, reconvertido en algo que hace décadas hubiéramos denominado como “intermediario” y que ahora llamaríamos “broker”, “asesor” o incluso “influencer”, -por esa manía nuestra de definir, de la manera más sofisticada posible, roles de toda la vida-, lamentaba profundamente el complejo de inferioridad que invade a las empresas españolas cuando salen al mercado exterior, su falta de habilidad para ponerse en valor, sus dificultades para comunicar sus productos o modelos de negocio y, debido a todo esto, su falta de prestigio e incapacidad de crear valor añadido.

El resultado es que el producto español, pese a su calidad, se compra solo “por precio”. Y si el consumidor puede pagar un poco más, elige un producto italiano o francés; aunque sea de menor calidad.

Seguro que, a estas alturas, los departamentos de márketing y ventas de empresas en proceso de internacionalización que estén leyendo este artículo, ya han entrado en profundo debate y también -cómo no- en conflicto. No es para menos. Porque a pesar de que en reuniones teóricas de despacho la rivalidad entre “marketing” y “ventas” se interpreta como un factor positivo y estimulante, lo cierto es que, lo habitual, sobretodo en épocas de crisis, es que inviertan demasiadas energías, recursos y tiempo en culparse el uno al otro, de cometer errores que denotan el resultado empresarial e impiden el cumplimiento del objetivo; que no es otro que generar valor para la empresa.

Sin embargo, parece que tanto a los departamentos de “marketing” como a los de “ventas”, lo que les produce vértigo, de verdad, es enfrentarse a la idea de que se está produciendo una absoluta revolución en las formas de consumo. ¿Qué hacer cuando los mercados y las tendencias son tan cambiantes, que las estrategias caducan antes de ofrecer el resultado previsto?.

Quizás buscar ayuda en el conocimiento “del grupo” y observar las estrategias internacionales de “los grandes” sea, ahora, una vía más eficaz que intentar ser creativos y originales. Es una cuestión de optimización de recursos. “Los grandes” invierten presupuestos astronómicos en sofisticados estudios de mercado que intuyen las nuevas tendencias antes de que se consoliden, por lo que seguir su estela no es una mala idea.

En este sentido, merece la pena hacer mención al Estudio de Bain & Company 2013 Luxury Goods Worldwide Market, que insiste, por ejemplo, en datos de trascendencia como ese que asegura: “el crecimiento del mercado del lujo en América ha superado al de China, por primera vez después de décadas”.

“El hipercrecimiento de los últimos años estaba destinado a moderarse”, afirma Claudia D’Arpizio, socia de Bain & Company en Milán y autora del estudio. Y añade: “El lado positivo para las marcas de lujo es que ahora pueden cambiar la estrategia que tenían, que estaba muy pegada a mantener el frenético ritmo del presente, para pasar a centrarse en planear el futuro”. Primer mensaje. Bajar el ritmo y reflexionar, porque una estrategia basada en verdades anticuadas, lleva, inexorablemente, al fracaso.

¿Y de que le sirven estos datos a una empresa mediana que desea internacionalizarse?.

Veamos. Según Claudia D’Arpizio, las estrategias de futuro de “las grandes” van encaminadas al fomento de la venta “on line”; y en eso están inmersas, mientras se “repiensan”, con calma, su futuro según el nuevo panorama internacional.

Muchos cambios, demasiada información y un alto riesgo, que colocan al borde del precipicio a los expertos en marketing, llevándolos, muchas veces, a “probar” dando palos de ciego o a no hacer nada, por miedo. Esto sin contar con la presión de la empresa y de los departamentos de ventas, cuya responsabilidad y obsesión es vender a toda costa.

El pasado 17 de Octubre tuvo lugar en Madrid el III Congreso Internacional de Neurociencia, Comunicación y Economía, PortAventura Business & Events que fue uno de los patrocinadores, entrevistó a una de las conferenciantes de la jornada, Mónica Deza.

Mónica Deza es Vicepresidenta de Innovación de McCann Worldgroup Iberia, el grupo de comunicación líder y más premiado de nuestro país y dirige su Unidad de Neurociencias de la Comunicación. Es experta en marketing communication y precursora de la incorporación de estas tecnologías a la comunicación: códigos bidimensionales o realidad aumentada.

Es especialista en conseguir resultados con la innovación y la creatividad en el nuevo paradigma digital. Además, es Presidenta de la Asociación Iberoamericana de Neurociencia Aplicada a la Comunicación y la Economía (AINACE) y Chairwoman [B1] en España de la Neuromarketing Science & Business Association (NMBSA).

¿Qué nos proporciona la neurociencia cognitiva en el mundo de la comunicación?

Acercar el mundo de la ciencia al mundo de los negocios en general y de la comunicación en particular supone ya de por sí un cambio importante en nuestra profesión.

En el caso de la neurociencia cognitiva nos permite entender mejor cuáles son  los procesos de toma de decisiones de un individuo, nos permite completar ese “gap” de información que existe con la investigación tradicional entre la declaración de intención de compra y la medición de compra real.

¿A qué se debe el actual interés por la neurociencia aplicada a la comunicación?

En primer lugar debo decir que estamos todavía en niveles experimentales en algunos proyectos, pero ya probados en otros. La tecnología como en otros muchos campos nos permite hoy conocer y medir variables impensables hace tan solo cinco años. La labor de divulgación de las posibilidades de aplicación de estas disciplinas científicas también ha sido muy importante. Desde AINCE intentamos aglutinar a aquellos profesionales, entidades e instituciones que estén dispuestos a avanzar en este terreno de forma seria y rigurosa.

¿Porque ha resultado un gran hallazgo haber detectado la capacidad de percepción subconsciente del cerebro humano?

El gran hallazgo no es tanto la detección del subconsciente que se conoce desde el siglo pasado sino el rol tan importante que tiene en la toma de decisiones del ser humano y la influencia decisiva de la “mochila emocional” de nuestra experiencia en lo que somos, hacemos y pensamos como sociedad y como individuos.

¿Qué impresión se llevó del III Congreso Internacional de Neurociencia, Comunicación y Economía que se realizó en Madrid?

El esfuerzo para mantener un congreso de estas características y nivel en España es hoy por hoy titánico. Gracias a empresas como PortAventura ha podido ser realidad. Estoy especialmente contenta del éxito de convocatoria (presencial y por streaming por primera vez este año a Latinoamérica) así como por el número de felicitaciones que hemos recibido y al enorme grado de interés que ha despertado.

¿Pueden aplicarse las sensaciones y emociones a la hora de organizar eventos?

No solo pueden. Deben. El nivel de éxito de un evento está íntimamente relacionado con la intensidad  lúdica, positiva y emocional

¿Qué futuro le espera al neuromarketing en España?

Espero que el desarrollo de la neurociencia sea importante en los próximos años no solo en el área de la comunicación sino en otras muchas áreas y que España consiga posicionarse como un país de referencia en la investigación en esta área.

Hace muchos años que me dedico a esta profesión, demasiados como para cronometrarlos. Creo que nací con esta vocación y la vida me ha regalado el poderme dedicar a ello.  Hoy agradezco mis nervios, mi sufrimiento por conseguir un evento perfecto, porque hoy sabemos que es una disciplina imprescindible para las marcas que quieren dejar de ser marcas conocidas para ser marcas queridas. Y por tanto, convertirse en las marcas elegidas por los consumidores que, al fin y al cabo, son quienes mandan en toda esta ecuación.

Hoy en día, la comunicación está muy mezclada. Se utilizan muchas teclas diferentes para conseguir buena reputación, esa palabra cada vez más valorada y que ya forma parte de nuestro argot. Me dicen mis cercanos, amigos y familiares  que hablamos como los médicos, que tenemos nuestro propio lenguaje. Y es verdad. Me río porque utilizamos palabras como, métricas, front row, perfect delivery, flow, escaleta, photocall, press kits, save the date… y otros que no entienden. Los que leéis este blog sabéis perfectamente a lo que me refiero.

Me han invitado a escribir en este blog  y esto es un honor porque es  una bibliografía que no existe en ningún otro sitio. Es un buzón de información, un regalo documentado de otras personas que, como nosotros, estamos en este territorio lleno de campos de minas y queremos paliarlas…

Esta es una profesión con un nivel de exigencia extrema y tolerancia cero en cuanto a  la aceptación de errores y en la que no podemos equivocarnos.  Aquí no hay segundas oportunidades. Te vas a una librería a buscar un libro fidedigno, donde nos cuenten cómo se hace un evento perfecto, y resulta que no existe. ¿Será porque no hay fórmulas? ¿Será porque es una disciplina que solo depende de personas?¿Y eso dónde está escrito? Pues resulta que está escrito aquí, en el blog de Business & Events. Una herramienta que seguiré como una discípula porque aquí hay profesionales de altísimo nivel que quieren compartir sus conocimientos para que todos nos nutramos de ellos y seamos mejores profesionales. Personas generosas que comparten sus éxitos, pero también esas cosas que no deberíamos hacer jamás.

Cuando una marca me pide un evento siempre es un momento de gran emoción. Es la puesta en escena de las marcas. Todo tiene que ser perfecto y el éxito se mide de muchas maneras. Para mí la única métrica válida, aunque existen muchas y aún no hemos llegado a la adecuada, es la satisfacción final del cliente. Ese mail de agradecimiento que te eriza la piel y que hace que te des cuenta de que esta profesión vale la pena.

Pero… ¿de qué depende ese éxito? Una de las maneras de empezar bien es tener un buen briefing y validar con la marca el objetivo del evento. Siempre le digo a mi equipo que haga ese primer ejercicio. Si un cliente te pide un perro, pregúntale en qué perro piensa. A mí me viene a la mente un golden, pero a lo mejor mi cliente piensa en un yorkshire.  Y con eso os lo digo todo.  Debemos definir cada objetivo de la mente de quien contrata.

Invitados mínimos y máximos, catering, temperatura de la sala, Wi-Fi, número de camareros, música de ambiente o música en directo, decoración, azafatas, audiovisuales, branding, megafonía, alojamientos… En definitiva, una escaleta perfecta que sea la misma KPI que el cliente visualiza en su mente como “su evento ideal”. Y siempre añado un ingrediente que, para mí, es el más importante…. Que sea memorable, que quede en el recuerdo para siempre. 

Trabajo en una compañía internacional con presencia en 166 países. Lejos de ser impersonales, y teniendo a los mejores creativos y primeros ejecutivos que una agencia puede tener, pensamos que las emociones están por encima de las ideas. Y a eso me dedico, aunque suene poco técnico: me dedico a emocionar. No existe un arma más poderosa.

Para hacer esto necesito un buen equipo, alineado con mis directrices estratégicas. Pero para hacer un evento que tenga esos adicionales necesitamos partner de mucha calidad profesional y de mucha calidad humana.

Cuando quieres localizar es un auténtico drama. Todo está inventado; menos la creatividad, que esa es infinita. Y vuelvo al inicio de mi columna: las personas que te acompañan y que tienen vocación y responsabilidad. Como todos vosotros, he tenido mil experiencias de lugares estupendos donde el interlocutor no te acompaña. O lugares menos ambiciosos donde el equipo que lo regenta se deja el alma. Pues bien, elijo siempre los segundos. Y cuando te encuentras con un lugar que tiene todo junto, cantas eureka.

Por confidencialidad no puedo decir la marca, pero he tenido una última experiencia profesional en Business & Events en la que todo ha salido rodado. Y con “rodado” me refiero a que, como siempre, hemos tenido que improvisar pero NO se ha notado.

Un lugar donde hay muchas localizaciones en una. Desde una junta de accionistas de 10 superestablishments, hasta una convención de 3.000 personas. Y siempre parece un lugar diferente. Un edificio de una arquitectura no solo perfecta, sino que, además, es sostenible y ecológica, dos palabras muy poderosas hoy en día. Y un equipo de cientos de personas, que por cierto no he visto porque he podido centralizar todo en un único interlocutor que me ha hecho de task force y que un poco más y me creo que es de mi equipo.

Un evento de muchas personas donde la carne se sirve a todos a la vez y con la misma temperatura; donde sonríen en cada imprevisto y donde te dan serenidad cuando les pides que hagan sitio a 50 personas porque la convocatoria ha sido un éxito. Un lugar donde el team building empieza con ellos y que, por cierto, acabamos todos subidos en una atracción (si avisas y contratas con tiempo) y haciendo un looping.

Me voy con el mejor looping… el de la satisfacción de que mi cliente me ha enviado un correo electrónico de felicitación que le ha salido del alma. Porque amigos y compañeros de fatigas, detrás de una gran compañía está un extraordinario grupo de profesionales.

Busca una localización adecuada siempre, pero entrevista a quien te va ayudar a que todo sea un éxito; porque TU PROPIA REPUTACIÓN depende ello.

Gracias Business & Events por ser capaces de convertir un evento en una experiencia inolvidable a la que siempre quieres volver. ¡Nos queda otra como mínimo!

Antes de concluir, me gustaría haceros una petición a todos los que os dedicáis a esto: colgad vuestros posts y secretos en este contenedor de sabiduría. Tal vez entre todos escribiremos ese libro que aún no existe…

Con la mejor de mis sonrisas y con ganas de seguir aprendiendo…

M Escobar

Directora División Comunicación GREY GROUP SPAIN

TESTIMONIALES

2 adultos
0 Niños (2-12 años)
Código promocional

¿Tienes un código promocional?

Aplicar